Cuando se pierde el miedo cada experiencia se vuelve un aprendizaje

Apenas 20 años atrás, Germán Miretti e Iván Perín, corrían detrás de una pelota y el partido de fútbol era el acontecimiento que llenaba sus vidas. Por aquel entonces la amistad dibujaba lazos que más tarde, en el transcurso de la escuela secundaria se fueron fortaleciendo en un tiempo que parecía no tener calendario. Sin imaginar en ese etapa que serían distinguidos como los Emprendedores Industriales del año.

En el 2011 se encontraron trabajando en la misma empresa, donde advirtieron que se potenciaban en cada tarea que compartían y con la misma celeridad del tiempo que transcurre sin pedir permiso, descubrieron que había llegado la hora de “comenzar por su propia cuenta”  dando inicio a otra etapa: La búsqueda…

La formación como ingenieros en la Universidad Tecnológica Nacional de nuestra ciudad, consolidó un caudal de conocimientos y conjuntamente despertó nuevos y mayores retos para crear, diseñar y sobre todo arriesgar.

Detector de fallas en autopartes por resonancia acustica“Nosotros desarrollamos una máquina, un  detector de fallas en autopartes  a través de resonancia acústica, este dispositivo detecta fallas no visibles, en solo tres segundos por pieza”, explica German.

Simultáneamente al desarrollo  de producción se arraigaba en ellos el proceso de crecimiento humano, así llegan a la Fundación para la Incubación de Empresas – FIDE. Esta fundación tiene como misión detectar, acompañar y vincular a emprendedores locales con Ideas innovadoras y/o proyectos en marcha.

Iván  describe aquel momento: “Ya en el primer taller comprendimos estábamos muy focalizados en producir, aquí se nos abrió la cabeza y empezamos a visualizar el negocio, empezamos a incorporar conceptos de lo que significa un negocio y de la importancia de rodearse de gente que ya paso por estas instancias, entonces se comparten experiencias cuyo objetivo es tener la menor probabilidad de fracaso posible, es aprender a dejarse ayudar”.

German Miretti e Ivan PerinJuntos conforman la Empresa AFENsis, sus clientes son las automotrices y su producto se vende en distintas provincias de nuestro país entre ellas se destacan Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. En el 2015 lograron vender su primer producto  “Esto fue un gran logro para nosotros, esta venta nos dio aire para solventar nuevos gastos de producción”-indica Iván.

AFENsis se encuentran en la búsqueda constante de ser reconocidos por brindar el mejor y más amplio catálogo de soluciones industriales para el control de calidad, satisfaciendo las necesidades de aquellas empresas que buscan la mejora continua tanto para su gestión como para sus procesos productivos.

Al ser consultados sobre aquello que los marcó  desde que comenzaron  este peregrinaje, la respuesta viene acompañada de una  mirada fresca: “Es fundamental perder el miedo a cometer errores, lo que nosotros hacemos lo tomamos como experiencia, como aprendizaje no como fracaso”.