Mujer de oro, de carne y de fierro

Luchadora de la vida, Nancy pasó por muchos momentos difíciles que, lejos de quebrarla, le forjaron una personalidad muy fuerte y solidaria.

Nancy Gladys Machuca es maestra Jardinera, estudió 3 años medicina y trabaja como administrativa en el Hospital Materno Neonatal. Tiene 50 años y tres hijos: un varón de 28 años, y dos mujeres de 18 y 17 años. Actualmente vive con sus dos hijas mujeres y su mamá, en Barrio General Bustos, el barrio donde vivió desde pequeña.

Ayudar siempre fue parte de su vida. Desde chica, colaboraba con los demás desde su participación en una iglesia. Trabajaba en el Cottolengo Don Orione y ayudando en diferentes villas de emergencia. Así empezó a conocer lugares marginales donde trabajaba con niños y ancianos.

Nancy MachucaLas piedras en la vida de Nancy serían muchas. Su padre tenía serios problemas con el alcohol y la maltrataba a ella, a su hermano y a su mamá. También gastó mal su dinero. “Yo siempre digo que vos podes vivir la situación más adversa, pero sos vos el que decidís qué querés hacer. Yo decidí a los nueve años que no iba a ser como mi mamá ni como mi papá. Me dije: yo no voy a aguantar lo que esta mujer aguanta, ni voy a ser lo que es él” afirma.

A los 14 años, Nancy sufrió una violación por parte de un vecino. Su madre estaba trabajando y su padre internado por sus problemas de alcoholismo. Pero “todo es un aprendizaje” dice ella, “yo hoy puedo hablar con cualquier persona que ha sido violada, de cualquier edad, porque los psicólogos te ven desde los libros, pero no lo pasaron en carne propia”

Desde su tarea de administrativa en el hospital, Nancy continuó organizando campañas solidarias  para quienes más lo necesitaban. Fundamentalmente niños y mujeres solas. Sus compañeros médicos, enfermeros y administrativos,  empezaron a ver y confiar en su solidaridad; y le ayudaron a recolectar ropa y alimentos, la que después era llevada a Villa del Prado y al Manzano, que son iglesias muy chiquitas que están en el campo, y tienen niños y ancianos.

Nancy es fuerte, pero cuando habla de las necesidades de los otros, sus ojos se desbordan. Esta mujer que afrontó con entereza dificultades increíbles, no ha perdido la ternura de conmoverse ante el sufrimiento ajeno.

Quienes quieran sumarse a la movida solidaria de Nancy

Domicilio de Nancy: República del Líbano 1310, Barrio General Bustos
Celular: 157520916
Lo que más falta hace es leche, útiles, ropa y alimentos, agua, zapatillas. Sobre todo para niños desde bebés hasta los 13 años.