Música, la ciencia que cura el alma

Transcurrieron 11 años para subir por primera vez en aquel escenario, esa noche los nombres propios eran innecesarios, la música era la gran protagonista. Él con ojos chispeantes que aún hoy con 24 años conserva, seguía con su cuerpo, sin errores, el ritmo de la pandereta, el instrumento que se le había asignado como un integrante más del cuarteto Berna.

Profesor Levan ZárateLevan Zarate, hijo de Sergio Zarate actual director del mencionado cuarteto, no podía saber en aquella  instancia que había descubierto el sendero en el cual su vida, dejaría huellas. Transcurrieron los años y continúa su entusiasmo, los días miércoles  desde las 14 y hasta las 19, como profesor de Percusión del CPC Pueyrredón, un espacio de una hora por alumno, donde: Marino, Elías, German y Gonzalo dan riendas sueltas a la inspiración, del alma, del  ritmo y del cuerpo.

“Desde niño estuve rodeado de músicos, mi familia es de músicos, por eso la música se volvió una elección natural,  todo me atraía mucho, era como un cable a tierra, aún hoy  cada vez que toco me siento que estoy en mi mundo”: afirma  Levan. Con extraordinaria convicción imposible de cuestionar  explica: “lo mágico de la percusión es la inmediatez para  comenzar a aprender, ya que el primer instrumento es el cuerpo,  las manos con golpes en la mesa, los pies marcando ritmo en el piso ya son música”.

Al ser consultado sobre su sistema de enseñanza el docente manifiesta: “Primero enseño los sonidos y después viene la parte teórica y  así es más sencillo que la persona comience a razonar musicalmente. En nuestra ciudad se advierte la influencia del cuarteto como segmento musical, muchos jóvenes dicen toquemos este temita de la “Mona”  y lo escucho y quedo totalmente sorprendido como van incorporando los conocimientos.

Profesor Levan Zárate y alumno Mariano PederneraAgrega: “Además de enseñar en el CPC enseño en una escuela secundaria y veo la Música  como una ciencia que ayuda al alma de las personas y las impregna de pasión… La percusión tiene mucho que ver con la vida, porque las dos tienen en común el misterio  ritmo, es como un motor que nos hace compartir”

Mariano Pedernera es el alumno, que nos cedió  parte de su tiempo de instrucción para poder conocer más sobre este aprendizaje y también aporta: “Yo lo sigo al profe desde hace mucho tiempo, ya estaba aprendiendo con él cuando el enseñaba en otro lugar, en estas clases se comparten aspectos de aprender música y de la vida, más que un profesor es un amigo, es buena gente.

Las personas interesadas pueden inscribirse en cualquier momento del año. Las clases son individual. Por información comunicarse con Levan Zarate al cel. 3513973325.