OLAVE: Un gigante en todos los sentidos

Por la vereda del Club Las Palmas circulan muchos vecinos que van a esa enorme institución de más de 80 años. Del kiosco que queda frente al club, se cruza Juan Carlos Olave. En el medio se saluda con vecinos y se saca fotos con un chico.

Este gigante de casi 1,90 y grandes manos se saluda con todos y le roba un pase a los chicos que juegan al básquet para intentar al aro. Se siente en casa, y se pone cómodo en la tribuna del estadio para conversar con nosotros.

Estamos acá en el club donde empezaste ¿Qué sentís cuando pisas la zona?

“Acá soy Juanca, el mismo de siempre, y todo el mundo me trata de la misma manera. Fui jugador de fútbol, jugador de Las Palmas, y me trataban de una manera. Después de 20 años de carrera en primera división, me siguen tratando de la misma forma…” “Con mis amigos jugábamos acá adentro, hoy tenemos todos 40 años y estamos trabajando para el club. Es algo de lo que no te podés despegar porque acá está la esencia de uno…”

El barrio

Si vos me decís barrio, éste es mi barrio, donde está la esencia de uno. Yo vivía en un barrio diferente, lindo, hermoso, pero mi barrio es éste. El salir, conocer al vecino, pararte a charlar… La amistad entre vecinos, la solidaridad, estar dentro del club a veces sin querer todo el día, porque esto es parte del barrio.”

El rol de los clubes

“Hoy los clubes están jugando un papel importante en cuanto a la contención social. Por eso trabajamos acá, porque a nosotros el club nos dio la posibilidad de crecer en un entorno sano. Es la posibilidad que tuvimos de ser alguien a través del deporte. Y si no podes ser alguien destacado, por lo menos el club actúa como formador para la vida.

El club las Palmas y su trabajo de inclusión.

“Tenemos 600 chicos, más 250 personas grandes que practican deporte, más de 10 disciplinas, y se le da lugar a todo el mundo. Incluimos niños especiales y también grandes”…“Yo soy papá de una nena especial y para mí es maravilloso; mi señora juega al voley acá, y yo se que mi nena está en un lugar que la hacen sentir parte y es parte de su vida…”

Te queda algún sueño por cumplir?

“Un montón. El día que dejemos de soñar, dejamos de vivir. Los sueños van apareciendo día a día.  Mi sueño en la vida es ser una persona útil hasta el último momento. Estamos en una sociedad que cuando tenés 40 te dicen que estás viejo, a los 50 te dicen que no servís más. Y creo que a los 50 años es cuanto estás en la plenitud de la vida. Un tipo grande que está haciendo algo, es el mejor ejemplo para un tipo joven que no hace nada…”