Emprender por el ambiente

Hace 5 años, Luis y Diego comenzaron a transitar un largo camino como emprendedores que hoy está rindiendo sus frutos. Formaron juntos una consultora dedicada a la asesoría de temas ambientales que día a día crece sobre pasos seguros.

Algún tiempo atrás Luis Auyeros se preguntó qué deseaba para su vida profesional como biólogo. Hasta el momento había advertido que las únicas opciones viables eran desarrollar su trabajo como profesor o investigador. Sin embargo, apareció una tercera opción: ser consultor de empresas y municipios sobre temas ambientales. “En ese momento me planteé a donde estaba yendo a parar la cuestión ambiental en Córdoba, y observé que hacía falta la injerencia de personas idóneas en cuestiones ambientales. Porque si bien era un universo tratado por otras profesiones, los biólogos no estábamos siendo participes ni protagonistas”, comenta Luis.

Una vez planteada la necesidad, Luis pensó en Diego Giménez, quien también era biólogo pero además era su amigo de la facultad. En ese momento Diego fue tentado por la idea de formar juntos un emprendimiento, pero se encontraba trabajando en relación de dependencia. “De cierta forma me sentía atrapado en el sistema de trabajo de empresas, con sueldos y jefes. Siempre estuve incómodo en esa situación, la idea de Luis me entusiasmó, opté por renunciar y decidí saltar al vacío. Puedo decir que fue un salto de fe”, cuenta Diego.

“Nuestra premisa era y es que si estas formado, tenés iniciativa y ganas de emprender, nada podría salir mal. Seguramente se comentan errores, pero la idea es levantarse y volver a intentarlo. Todo nació de una ambición, pero no económica sino de construir algo”. Y ese algo llegó a construirse bajo el nombre de Ambiente Argentino: consultora que diseña estrategias sustentables para actores del sector público y privado, que tenga el poder de decisión o injerencia en alguna acción o que puedan multiplicar un concepto. En el sector público el área está conformada por intendentes, legisladores, concejales y municipios y en lo privado por empresarios, presidentes de clubes, etcétera.

“Sentimos que nos está yendo bien, el crecimiento es rápido pero creemos que todavía nos falta mucho por aprender. En este tiempo adquirimos gran cantidad de herramientas, especialmente tuvimos que aprender desde cero como se arma una consultora, montar un plan de negocio, moldear la cuestión comercial”, explica Luis.

Los dos amigos biólogos concuerdan en que se despiertan respirando emprendedurismo, y están contentos de haber podido integrar a Francisco Alaggia y Clara Rimondino al equipo.

Ser emprendedor hoy

Para Luis, un emprendedor es dueño de sus propios objetivos y es alguien que logra darle visibilidad a lo que su mente le dicta. Diego concuerda y además agrega que ser emprendedor tiene relación estrecha con la forma de ser de cada uno: se debe ser curioso, tener ideas e inquietud por hacer algo mejor. Por otro lado, resalta la actuación de diferentes organizaciones que están dispuestas a ayudar y pulir diferentes cuestiones de los proyectos que crean los emprendedores cordobeses. Resumiendo, Diego cree que un emprendedor es alguien que se anima a llevar adelante algo.

Soñar en grande

A la hora de pensar objetivos a largo plazo, a los integrantes de Ambiente Argentino les gustaría ser referentes en lo que hacen, ser reconocidos pero sobre todo poder cambiar la situación ambiental de Córdoba y por consiguiente la de Argentina. Por otro lado, sueñan con validar sus profesiones y que la marca esté presente en los 2900 municipios que integran nuestro suelo argentino. Un sueño grande, para un proyecto que lo amerita.