Hermanas unidas por una misma pasión

“Ponerse en la piel del cliente”, reza la frase que en todo negocio resuena. Este proceso hicieron las hermanas Costa, cuando observaron una necesidad clara y buscaron la forma no sólo de cubrirla, sino también de superarla, resolverla e ir por más.

Dicen que no hay edad para emprender, y así lo entendieron las hermanas Costa. Nacidas en Jovita, comenzaron a ser emprendedoras siendo adolescentes. Amantes de la moda, gusto que heredaron de su madre, comenzaron a trabajar comercializando indumentaria, hasta llegaron a  crear su propia marca de ropa. Con el tiempo descubrieron que este rubro no era en el que se sentían más cómodas. Sin embargo, habían encontrado su rumbo en la venta, podríamos decir que “Este traje si les calzaba”.

Observadoras y perseverantes, Carla y Carolina identificaron una necesidad o nicho de mercado, como suele llamarse. “Al nacer y criarnos en el interior de Córdoba, descubrimos que había poca variedad de indumentaria en nuestro pueblo. No conseguíamos ropa que nos gustara y muchas marcas ni siquiera llegaban”, cuenta Carolina. En el 2014, surgió la idea de cubrir esta necesidad mediante la comercialización a través de Internet. Con 24 y 22 años, Carolina y Carla respectivamente, lanzaron en el corto período de un mes  “Tienda ALÓ”, una plataforma de e-commerce que distribuye indumentaria al interior del país.

“Al principio hacíamos las producciones de ropa en nuestro departamento, nos encargábamos de todo, hablábamos con proveedores, sacábamos fotos, pedíamos préstamos y llegamos a  invertir mucho en esa época. Creo que nos animamos porque éramos chicas, lo vivíamos como un juego”, dice Carolina.

El paso del tiempo, ha posibilitado crecer tanto a las hermanas, como a la tienda que está en un proceso constante de innovación. Durante el  2016, además de comercializar prendas a través de la página web, lograron abrir un showroom en la zona céntrica de Córdoba, Capital. Pero las hermanas Costa van por más, este año agregarán la asesoría de imagen como un servicio para sus clientas de todo el país. “Cuando creamos la plataforma pensamos que las consultas iban a estar relacionadas al precio del producto, pero nos sorprendimos: nos preguntaban si pensábamos que la prenda les quedaría bien. Entonces decidimos formalizar estas preguntas, y vamos a asesorarlas con distintos cursos personalizados. La idea es tener una charla personal vía Skype o videollamada y evacuar todas las dudas que puedan surgir. Soñamos con lograr que las mujeres se sientan cómodas consigo mismas, y transmitan su esencia mediante la vestimenta que utilizan”, explica Carolina, quien es profesora en emprendedurismo, asesora de imagen y licenciada en Marketing. Por otro lado, su hermana Carla, se encarga del diseño web y es técnica en Publicidad.

Trabajar en familia, un placer

Tienda ALÓ” fue fundada por Carolina y Carla, aunque hace un tiempo también su mamá Laura Boschero se sumó al proyecto, y cumple la función de mamá también dentro del emprendimiento. Ayuda a que sus hijas se organicen y lleva la contabilidad de la tienda. Carolina cuenta que trabajar con su familia es realmente muy fácil. “Siempre tuve una muy buena relación con mi hermana, creo que con alguien cercano uno tiende a cuidarse mutuamente. En este proceso de armado, pudimos definir roles, y tenemos un contrato de convivencia para poder separar lo que es el trabajo de nuestra relación como hermanas. Fue todo un desafío, pero lo hemos logrado y es una excelente experiencia para ambas”.

¿Cómo es ser emprendedor en Córdoba? Para ellas, Córdoba es un gran lugar para ser emprendedor porque hay mucho por hacer y el cordobés es emprendedor nato. Además enfatizan que siempre que necesitaron colaboración, hubo otros emprendedores que supieron ayudarlas y así se fue formando una cadena donde entre todos se apoyan y acompañan.