“Me gusta Empate”

La historia de cómo un posteo de Facebook dio lugar a la primera escuelita gratuita de fútbol para chicos y chicas con Síndrome de Down.

Germán Laborde tiene 32 años y es analista de sistemas, y según él mismo supo expresar, siempre tuvo una afinidad por los chicos con Síndrome de Down –SD–. Cuando a mediados de 2016, uno de sus mejores amigos le manifestó preocupación por no tener un lugar donde enviar a su hijo con SD a practicar deportes, no tardó en poner manos a la obra. “Pero que tenía que ser gratis,” aclara Germán, “porque los padres de nenes con SD tienen que mandarlo al colegio y además, los que quieren y pueden, a un centro de estimulación, todo esto sumado a una cantidad de cosas que las prepagas no cubren.”

A menudo las redes sociales, sobre todo Facebook, son señaladas como una pérdida de tiempo, o como un espacio en donde uno puede expiar su sentimiento de culpa sumándose a una campaña mundial contra el calentamiento global con un simple “Me Gusta”, pero esas críticas pasan por alto el poderoso efecto de difusión que estos nuevos medios pueden provocar. Es justamente ahí donde apuntó Germán con una estrategia muy simple, hizo una imagen y la subió a las redes. La primera respuesta que obtuvo fue la de Nacho Andrada, un acompañante terapéutico y estudiante del profesorado en Educación Física que hoy es miembro del staff de “Empate”. Pero quizás la repercusión más importante haya sido la de llamar la atención del diario local “Día a Día”, el cual publicó una nota sobre el emprendimiento de Germán, que, según sus palabras, “fue una explosión”. La nota tuvo 28 mil compartidos en Facebook y ese día Germán respondió 415 mensajes de WhatsApp, “hasta que dejé de responder porque no daba más”, dice sonriendo.

Los mensajes iban desde simples consultas por horarios de la escuelita, hasta ofrecimientos profesionales de distintas especialidades que se querían sumar al emprendimiento. Incluso una agencia de publicidad se ofreció a trabajar en el logo y la comunicación visual del club y un estudio contable los ayudó a constituirse en fundación, lo cual les permitiría recibir donaciones, y eventualmente, abonar un salario a los profesores y miembros del equipo que trabajan ad honorem. Se trata de 32 personas entre las que se encuentran profesores de educación física, fisioterapeutas, psicólogos, profes de deporte adaptado y no profesionales que ayudan en la organización diaria.

Fue tanta y tan generosa la respuesta de la gente que Germán se vio obligado a relegar un poco su tiempo con los chicos para hacer de manager de la escuelita, a los fines de poder articular las distintas propuestas de apoyo que iban llegando.”Se va a trabajar con los papás afuera de la cancha,” explica Germán, que tiene pensado organizar charlas con nutricionistas para poner a los padres al día en comidas especiales para niños con SD y mecánicos dentales que los van a instruir sobre cómo enseñarles a sus hijos a cepillarse los dientes. Pero tal vez la charla más significativa tenga que ver con poner a los padres al tanto de sus derechos, ya que algunas obras sociales se niegan a cubrir tratamientos médicos y existieron casos de colegios que se negaron a aceptar al niño con SD como alumno regular.

“Nosotros pensamos que cuando nenes con SD trabajan entre sí, logran desarrollar su psicomotricidad al 100% porque no sienten vergüenza, porque saben que no hay otros nenes que tengan una ventaja deportiva sobre ellos por no tener el síndrome,” explica Germán Laborda con el entusiasmo de alguien que logró algo a partir de casi nada. “Pero como pensamos que la inclusión es importantísima en todo esto, una vez al mes vamos a tener una actividad inclusiva con una escuelita de fútbol con nenes que no tienen ningún síndrome, algo puramente lúdico, que no implique competencia.”

Empate Fútbol Club
Martes y Jueves de 17 a 18hs.
Complejo El Albo, La Plata esquina Costanera, Bº Juniors.
Facebook: Empate FC
Mail: empate@gmail.com