“Nunca se me ocurrió otra cosa que ir para adelante”

Noelia es una mujer que inspira, creadora de una marca que rinde homenaje a su hija Camila, madre de tres 3 hijos, supo superar las dificultades que aparecieron en su vida y lograr encontrar la felicidad en pequeños momentos cotidianos. Como ella misma declara: tiene una gran vida.

Algunas personas encuentran su vocación a temprana edad, este fue el caso de Noelia del Prado. De pequeña se enamoró de la moda cuando entró a un taller de costura y observó en una pared completa, un arco iris formado por hilos. El taller en cuestión, pertenecía a Margarita, quien con el tiempo se convirtió en una maestra para Noelia.

Tras abandonar la carrera de arquitectura, Noelia decidió no perder el año y le ofreció a Margarita trabajar para ella a cambio de que le enseñe todo lo que sabía con relación a la confección. “Durante seis meses aprendí de todo, limpiaba máquinas, enhebraba hilos, barría y hacía trabajos   operativos. El hijo de Margarita era cortador, así que también comencé a entender el proceso productivo y a cortar con tiza. Al tiempo diseñé algunos moldes de manera experimental, hacía remeras, las pintaba y las vendía”, cuenta Noelia. Luego trabajó en una marca muy reconocida de ropa y empezó a estudiar para ser diseñadora de modas. Título que alcanzó.

Noelia no es sólo una gran emprendedora, además es madre de tres hijos. Entre ellos se encuentra Camila, quien llegó a la vida de Noelia cuando tenía 15 años, y es en quien se inspiró para darle nombre a su actual emprendimiento “Bellamía”.

“A veces creo que viví muchas cosas para mi corta edad, tuve dificultades como todos aunque creo que lo más fuerte que viví fue la muerte de mi padre. Por otro lado, no me imagino mi vida sin mi hija, no sé como hubiera sido mi vida sin ella. Me equivoqué mucho pero nunca se me ocurrió otra cosa que no sea ir para adelante, nunca me entregué”, reflexiona Noelia.

El emprendimiento de a poco fue creciendo, comenzaron con la confección de bombachas, para luego incorporar pijamas y hasta incursionaron en mallas para niñas. “Actualmente tenemos mucha variedad, todo lo que hacemos es propio, el diseño, la confección y la estampa. En el caso de los pijamas nos gusta que las nenas se sientan cómodas en sus casas, estén lindas y puedan ir a dormir con eso. Cuidamos mucho la femineidad y si bien cada etapa está segmentada, trabajamos ropa desde los 2 hasta los 14 años. Tenemos en cuenta las edades y las necesidades físicas de cada una”, explica Noelia.

Armar el emprendimiento no fue nada fácil, con 33 años y madre de 3 hijos tuvo que aprender a distribuir el tiempo y ordenar sus prioridades. “Todo me demanda mucho tiempo, los hijos precisan de todo mi tiempo, y un emprendimiento es como un hijo. Creo para ser emprendedor hace falta tener orden, objetivos claros, disciplina y muchas ganas de seguir”, comenta Noelia.

Afortunadamente hace 5 meses, pudo abrir su propio showroom. Este lugar, ayudó a dividir los espacios, ya que antes “Bellamia” funcionaba desde su casa.

Con el tiempo, la marca logró expandirse más allá de Córdoba, ya que los productos de “Bellamia” llegan a distintos puntos del país, por ejemplo Chaco, Santa Fe, Neuquén, Buenos Aires y La Pampa.

Noelia siempre va para adelante, por eso realizó diferentes cursos y capacitaciones que la han ayudado a crecer todos los días un poco. También sueña en grande, desea que “Bellamia” tenga un espacio en importantes shoppings de Córdoba y de Buenos Aires, además le gustaría exportar sus prendas. Grandes sueños, para una gran emprendedora.