Zapatero a tus zapatos

Pia Vittelli comenzó con un padre emprendedor, que supo inculcarles a sus hijos el valor del trabajo y sobre todo la perseverancia por una pasión que los une desde siempre: los zapatos.

El padre de Marcelo Calfayán, conoce a fondo el proceso de producción de los calzados. Emprendedor nato, aprendió del oficio en sus trabajos relacionados a este rubro industrial  fue encargado de producción, vendedor, revendedor, representante y comisionista. Sin embargo fue a partir del año 1978 donde consiguió abrir su propia fábrica que creció a pasos agigantados. La recesión económica del país en el año 1994, y el contexto económico hicieron que la empresa tuviera que cerrar sus puertas. “Al tiempo, mi papá logró volver a acomodarse, había cambiado el gobierno y pensó que era una buena posibilidad abrir otra fábrica del mismo tipo, sin embargo al tiempo llegó la crisis del 2001. Y una vez más tuvo que cerrar, incluso nos endeudamos”, cuenta Marcelo.

A partir de ese momento, la apuesta fue la misma, perseverar en un producto que les gustaba y que ya conocían. “Fuimos de a poco, tratamos de empezar de cero. Cambiamos la fábrica en el sentido de conocer en que nos queríamos focalizar, pero a pesar de eso en esta industria tenes que estar preparado y ser flexible en cuanto a que fabricar. Creo que ese siempre fue nuestro fuerte”, comenta Marcelo.

Actualmente la empresa produce calzados de cuero de dama, y Marcelo es el propulsor de la idea de instalar la marca que está en proceso de crecimiento constante, por eso realizó diferentes campañas publicitarias con modelos reconocidas y buscan en cada producto lograr una estética que identifica a cada uno de sus productos.

Con el tiempo “Pia Vittelli” supo encontrarle la vuelta a cada crisis que sufrió, y gracias a la perseverancia familiar, lograron crear y mantener una fabrica que ya está presente con sus calzados en varias zonas del país: Neuquén, Río Negro, La Pampa y Provincia de Buenos Aires. Sin embargo, la idea es seguir expandiéndose y lograr ser fuertes en un mercado tan competitivo.

Los planes a largo plazo son muchos, por un lado a la empresa les interesa focalizarse en calzados de dama y poder estabilizar la marca. Obviamente, para lograr la estabilidad, se debe ser constante y trabajar todos los días como lo vienen haciendo. “Queremos lograr una imagen de la marca, posicionarnos en las redes sociales es otro de los objetivos porque nos sirve para dar a conocer el producto también. Al habernos fundido anteriormente, hemos aprendido a no confiarnos y no creernos más de lo que podemos dar”, cuenta Marcelo.

¿Qué los impulsó a seguir, después de las caídas? “Lo que siempre pienso, es que somos testarudos, estamos convencidos de lo que queremos lograr, sabemos que no es fácil. Para nosotros siempre fue duro ser emprendedor, pero hemos aprendido a superar las adversidades y aprender de nuestros errores”, reflexiona Marcelo. Sin lugar a dudas, una familia que supo crecer y expandirse, a pesar de las barreras.