Comunicando inclusión

Todo comenzó en el año 2007, cuando Ana Argento Nasser trabajaba realizando visitas guiadas bajo la condición de pasante en el Museo del Colegio Monserrat. Una mañana recibió a un grupo de estudiantes que le hicieron notar la situación del turismo accesible en Córdoba. “Surgió la necesidad de adaptar las muestras de los museos para que todos puedan disfrutarlas de la misma manera”, recordó Ana.

El proyecto de turismo accesible emprendía un largo recorrido, y en el camino se encontraría con personas con discapacidad, familias e instituciones dispuestas a trabajar juntos en busca de acercar la cultura de nuestra ciudad hacía un sector, hasta ese entonces, invisibilizado.

“Fue entrar en un mundo que para mí era unir una vocación de servicio con algo espiritual. Descubrí que desde la comunicación podía ayudar a las personas”, contó Ana, rememorando aquella pequeña idea que fue mutando en lo que hoy se convirtió en una realidad.

El sueño empezaba a tomar forma y las expectativas de crear una red que integrara a las personas con capacidades diferentes se volvía cada vez más tangible. “Queríamos intentar que, como instituciones, pensemos o no de la misma forma, empecemos a realizar actividades en conjunto para enriquecer una misma causa, ese es nuestro espíritu”, relató Ana.

Con la ayuda de más de sesenta personas que aportan de forma voluntaria desde distintos puntos del país, se comenzó a trabajar en la búsqueda de herramientas comunicacionales para la inclusión social desde Córdoba para el resto de Latinoamérica. “Nos propusimos crear un espacio donde su voz sea escuchada. Dedicamos muchas horas de esfuerzo y vocación a algo que realmente nos llena el alma”, expresó Ana, mientras se enorgullece de lo que hoy significa Por Igual Más en la sociedad.

Actualmente la organización administra la primera red social sobre discapacidad, accesibilidad e inclusión del país. Día a día realizan acciones concretas que visibilizan los derechos y las capacidades que tienen estas personas, con la convicción de que dar voz es la mejor forma de dignificarlos.