El sueño de brindar oportunidades

La condición humana nos enseña que las madres luchan por sus hijos, por verlos crecer y mejorar en la vida, hasta lograr que sean grandes personas. Cristina Gentili reúne estas características, pero también es un referente como participante activa de la sociedad.

Hace 30 años, llegó a su vida su hijo Fernando, a quien luego de 6 meses de vida, le diagnosticaron toxoplasmosis y con ello un futuro poco alentador. A pesar de esto, Cristina decidió luchar para que su hijo tuviera las mismas oportunidades que los demás. Por eso, a la par de trabajar como ingeniera (profesión que aún ejerce), empezó a estudiar psicología, psicopedagogía, neurología y se rodeó de profesionales para poder ofrecerle a su hijo la mejor calidad de vida.

Su formación la llevó a entender que las personas en situación de discapacidad, podrían aprender si se les enseña en función de lo que cada uno necesita.

Una vez llegada la etapa donde Fernando empezaría el secundario, conoció la existencia del Centro Educativo Mater, destinado a jóvenes con discapacidad intelectual leve o moderada, con retraso madurativo. Por las vueltas de la vida, ella terminó siendo representante legal, administradora y un gran pilar de esta asociación sin fines de lucro que les permite a los jóvenes, no sólo realizar el secundario, sino también la posibilidad de integrar talleres deportivos, inglés, lectura, música, arte y realizar diferentes cursos.

“Los chicos que vienen no tienen integración, logramos que adquieran la autonomía del trabajo, maduren y realcen su autoestima. Cuando entran acá, se empiezan a sentir personas”, comenta Cristina. Fernando, es un claro ejemplo de esto ya que desde hace 10 años trabaja en un supermercado y sigue asistiendo al colegio para disfrutar de los talleres.

“Pensamos este lugar como un espacio que eleve el nivel cognitivo y puedan terminar esta etapa con conocimientos adquiridos”, explica Cristina, orgullosa de su trabajo y del equipo que la acompaña.

Su sueño es una sociedad más equitativa y digna, que le de espacios de participación y mejora a las personas, que como su hijo Fernando, logren tener las mismas oportunidades que todos.