Una mejor alimentación para nuestros niños

El Centro Capredi, ubicado en el corazón de Villa Libertador, es un espacio de gran importancia para la comunidad, que no solo ayuda a niños de hasta 12 años, sino también a sus madres.

Uno de los pilares más importantes del Centro es Marcela Pece, que desde hace 10 años se encarga de coordinar el programa CONIN, dedicado a resolver aquellas problemáticas sociales que dan origen a la desnutrición infantil. Se trata de un abordaje interdisciplinario para mejorar la calidad de vida de los más pequeños y proveer de recursos a sus familias, en busca de lograr el desarrollo y crecimiento correcto de sus hijos.

También se trabaja con niños de entre 6 y 12 años que puedan tener alguna dificultad en el aprendizaje, brindándoles atención individual de psicopedagogía o psicología.

“El grupo humano que desarrolla estas dos actividades está conformado por muchos profesionales, algunos son pediatras, nutricionistas, psicopedagogos, y especialistas en psicomotricidad. En el caso del programa CONIN se trabaja en el desarrollo de áreas como motricidad, lenguaje y sociabilidad”, cuenta Marcela.

CaprediMarcela terminó involucrándose a tal punto que, no sólo definió su carrera universitaria (estudió socio pedagogía con orientación en niñez y adolescencia en riesgo), sino que también descubrió que éste lugar era donde quería ocuparse y ejercer todo lo aprendido.

“Me encanta este trabajo, creo que a mi gran vocación la descubrí acá, en una edad adulta. Me siento feliz de venir todos los días y lo elijo todo el tiempo. He tenido la posibilidad de trabajar en otros lugares y no se compara”, expresa Marcela.

El Centro Capredi, próximo a cumplir once años de su inauguración, contiene a más de 43 niños que no sólo mejoran su calidad de vida sino que también les da herramientas a las madres para poder capacitarse y progresar, brindándoles talleres de cocina, estética, elaboración de dulces y conservas.

Para el futuro, tanto Marcela como el equipo, sueñan con poder ampliar la atención a las familias, y seguir trabajando sobre el pilar que ellos consideran más importante para que la sociedad avance: la educación.